Frase 3

“Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable.”